La sirena de Gibraltar, de Leandro Pérez

Que el autor es burgalés se ve a la legua, puesto que las referencias a la ciudad son constantes. Y no suelen ser habituales en escritores que no hayan estado aquí. Lo típico, y por otra parte lógico, es que hagan referencia a las grandes capitales. Así que cuando te encuentras las referencias en una obra tienes una especie de orgullo íntimo y culpable pensando en que por fin alguien se da cuenta de lo que hay en esta tierra.

La verdad es que la novela se lee fácil. El autor, en ese sentido, descarta embarcarse en tortuosas descripciones y rápidamente pone al protagonista en marcha, sin complicarse la vida. Eso ciertamente hace que la novela gane ritmo y se lea rápidamente, atrapando al lector.

La obra gira en torno a las aventuras o desventuras de Juan Torca, un exmilitar metido a detective, que se ve impelido a resolver un asesinato cuando descubre a la víctima de un crimen que podría haber cometido él. Al final no es así pero no le gusta y decide que no hay mejor justicia que la que aplica uno mismo.

El problema que veo yo ahí es que en muchas ocasiones la interiorización o poder indagar en los procesos mentales de los personajes ayuda a entender por qué actúan como lo hacen. Nada de eso se ve aquí. Esto, por un lado, facilita el ritmo de lectura, como ya he dicho. Por otro, se pierde riqueza, puesto que toda la descripción psicológica desaparece. El autor, en una tertulia posterior a la lectura confirmó que lo hizo así puesto que parte de eso ya se hizo en la anterior novela. Por lo menos en lo que toca a presentación del personaje y sus motivaciones.

La novela es del género detectivesco. Y creo que cumple con todos los clichés que cabría esperar. Por un lado el protagonista, taciturno y con un pasado duro tras de sí. Por otro, las mujeres que revolotean alrededor del protagonista, queriendo pasar todas por su cama. Y además, el equipo que está con él, lo está a muerte, a pesar de lo que le puedan recriminar, le toleran al protagonista cualquier cosa por seguir disfrutando de él. Y esto me da la sensación de que pesa como una losa en la propia novela. Como si hubiese querido informarse de cuáles son los elementos típicos de una novela de detectives y los hubiese puesto una tras otro. Creo que es un género con el que el autor no termina de sentirse cómodo.

Creo que es una novela sin grandes pretensiones que lo único que pretende es hacer pasar un rato agradable al lector.

Y como banda sonora…

Miguel Ángel del Hoyo

Club de lectura de adultos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: