Ruta literaria por el Parque Nacional de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón

Ruta literaria por el Parque Nacional de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón

TRAS LA HUELLA DEL SR. CAYO Y SU DISPUTADO VOTO

En un lugar al norte de la provincia de Burgos, de cuyo nombre no nos olvidaremos, los miembros del Club de Lectura pudimos disfrutar, el pasado martes 12 de junio, de una maravillosa ruta literaria que tuvo a Delibes y a su novela “El disputado voto del señor Cayo” como pretexto para conocer el pueblo medieval de Cortiguera.

Precisamente es en esta localidad burgalesa donde el escritor vallisoletano ubica la acción de la obra que nos ha servido de colofón para cerrar, un curso más, nuestras sesiones del Club de Lectura que, como en ediciones anteriores, han resultado de lo más enriquecedoras y constructivas.

Escrita en 1978, “El disputado voto del señor Cayo” sirve a Delibes para abordar el abandono rural y la despoblación, un tema que aún hoy sigue de actualidad. Un ejemplo de ello es Cortiguera, donde realmente vivió el señor Cayo, y que contaba con nueve habitantes en 2017, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Dirk y Charo son dos de esos nueve pobladores de Cortiguera. Venidos desde Madrid encontraron aquí, en 1992, su refugio y su medio de vida poniendo en marcha su proyecto de Escuela Residencial de Shiatsu, al que llamaron “Tálamo”, un lugar de encuentro y comunicación (www.talamo.es). Y allí nos encontramos, rodeados de un paisaje espectacular, oyendo el croar de las ranas en su estanque, mientras degustábamos un delicioso té con bizcocho casero al mismo tiempo que nos descubrían los beneficios del shiatsu, arte terapéutico japonés que se basa en el equilibrio energético del cuerpo y de la mente. Desde estas líneas, muchas gracias, Dirk y Charo, por vuestra acogida y amabilidad.

Como delicioso fue también pasear por las calles de Cortiguera y admirar sus casas blasonadas de los siglos XVI, XVII y XVIII, testigos de un pasado resplandeciente. O descubrir un campo de amapolas que parecía salido de un cuadro de Monet (¿conocería el genial pintor impresionista estos parajes?).

No nos fue difícil rememorar escenas del libro de Delibes y bien pudimos imaginarnos a los protagonistas del libro –Víctor, Rafa y Laly—, tres militantes de un partido de izquierdas inmersos en la recta final de una campaña electoral, recorriendo las sinuosas carreteras del norte burgalés en busca de votos para su formación política. Cortiguera es precisamente su primera parada y el señor Cayo su primer encuentro –en el pueblo solo viven él, su mujer, muda, y un vecino con el que no se habla–.

Este encuentro supondrá el choque de dos culturas, de dos formas de ver la vida que dejará a uno de ellos, Víctor, totalmente impactado por la sabiduría del señor Cayo, que dimana de la propia naturaleza.  Tanto es así que desde este encuentro  ya no será el mismo, como lo demuestra cuando afirma que “el señor Cayo podría vivir sin Víctor, pero Víctor no podría vivir sin el señor Cayo”.

Abandonamos Cortiguera para continuar nuestra ruta por el Valle de Zamanzas, muy próximo a ella, y visitar de nuevo Gallejones, donde nos esperaba Luis Marquina y su Bibliotejo. ¡Gracias, Luis, por abrirnos de nuevo tu casa, tu biblioteca y tu jardín!

Allí, entre libros y naturaleza, continuamos nuestra tertulia, esta vez poniendo el énfasis en la riqueza lingüística de Delibes, su vocabulario y su excelente dominio para describir las tareas y costumbres rurales. La casa con dujos en Gallejones nos vuelve a recordar una escena de “El disputado voto…”, en la que el señor Cayo es capaz de trasladar todo un enjambre desde un árbol hasta los propios dujos para que las abejas produzcan su miel.

Pueden imaginarse la cara de asombro de Víctor al comprobar esta destreza que no es sino una demostración más de la sabiduría que da la naturaleza. Porque, permítanme que les pregunte: “¿quién es más culto, el que lee a Althuser o el que conoce las propiedades del saúco?”

“El disputado voto del señor Cayo” se llevó al cine en 1986, dirigida por el realizador  burgalés Antonio Giménez-Rico y protagonizada por Paco Rabal. Tampoco se la pierdan.

Vicky Rodríguez

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: