CALLEJEROS ORTOGRÁFICOS

Cuando Eva, profesora de Lengua del colegio, va de rebajas vuelve a casa cargada de bolsas y con la cámara llena de fotos para publicar en este blog.
No sabemos qué es lo que compró, pero estamos seguros de que esta «regilla» no entrará en su casa ni rebajada a 0 euros.
 A Eva le gustan las de toda la vida: las rejillas o los tejidos de rejilla.

Aunque no lo creáis, «pié» con tilde, existe: es la primera persona del singular del pretérito perfecto simple del verbo piar.
Es un verbo muy conjugado por los pájaros y, a veces, por la personas: coloquialmente significa hablar de algo o de alguien.
Con las nuevas normas ortográficas de la RAE de 2010 (ver entrada en Plan de Escritura) esta forma verbal tampoco lleva tilde al ser monosílaba. Nos autofotografiamos y entonamos el «mea culpa».

El pie de esta foto- que no lleva pie de foto- debería ser, evidentemente, un pie sin tilde.
Menos mal que el pie lleva lector y la lectura es algo que nos encanta a los seguidores de este blog.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: