MIGUEL ALONSO MEDIAVILLA (6º PRIMARIA), 1er Premio Concurso de microrrelatos, Categoría A

Hacía frío, mucho frío. No dejaba de tiritar, poco a poco me iba
durmiendo, iba preparándome para un sueño eterno. En ese momento vi pasar toda mi vida por delante de mis ojos, me vi junto a mis primos en Francia, era un verano muy cálido, “cómo me gustaría estar allí” pensé, estar jugando y tomando un refresco, pero sobre todo lo que más añoraba era el calor, calor que no tenía en ese instante.
Recordé los buenos y los malos momentos, las risas y los lloros, y me di cuenta de lo bella que es la vida. Entonces decidí que eso no iba a acabar así. Con la última pizca de energía que me hacía compañía empecé a correr para intentar salvarme. No hacía caso al dolor infernal de mi pierna, herida por una piedra el primer día de mi expedición. Seguía corriendo, ahora ya un poco más despacio. Pero frente al dolor y el cansancio me rendí y caí tendido. Empecé mi vida viendo a mi madre y terminaría viéndola.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: