Objetivos en las tutorías de ESO y BACH

Estos objetivos, continuación y consolidación de los de INF y EPO, son:

ENSEÑAR A LOS ADOLESCENTES A SER PERSONAS,

lo cual pasa, en estas edades, por alcanzar la identidad personal y el desarrollo del yo (autoestima, autoconcepto, imagen corporal, asertividad…). Los adolescentes elaboran su propia identidad personal en relación con cuatro condiciones: vínculos de relación, singularidad propia y de los demás, autocontrol  y modelos a seguir. Por ello, el papel de los tutores y tutoras será desarrollar ciertas actividades enfocadas a la mejora de la autoestima y a la construcción de su propia identidad, así como ser modelo adecuado para que el joven establezca una escala de valores y enseñarles autocontrol.

ENSEÑARLES A CONVIVIR,

a comunicarse, a ser solidarios, tolerantes,  a cooperar,  a respetar las reglas y las normas, a redefinir su posición en la familia, en la escuela y en el entorno en el que se mueven, a ser miembros activos del grupo o  a hacer amigos, a participar en proyectos sociales, a rechazar cualquier tipo de discriminación o  estereotipo valorando las diferencias de tipo social.

ENSEÑARLES A COMPORTARSE,

adaptándose  a las distintas situaciones y siendo capaz de autorregular sus actuaciones. La mayor parte de la problemática adolescente procede de la capacidad o de la incapacidad para adaptarse, sin que por ello haya que adoptar posturas pasivas, dóciles o resignada a reglas. Para ello, el tutor o tutora ha de guiarlos para que no se fijen metas demasiado altas o demasiado conformistas, premiando los buenos comportamientos y sin humillar en las acciones correctoras, mostrando, en todo momento, comportamientos afectuosos y respetuosos con todos los miembros de la comunidad educativa y, finalmente, adoptando más estrategias de incentivos que estrategias de castigo.

ENSEÑARLES A PENSAR

con técnicas de estudio adecuadas, fomentando en ellos el análisis, la reflexión, la crítica, el razonamiento, la creatividad, el esfuerzo y la superación de dificultades.

ENSEÑARLES A DECIDIRSE

y a tomar decisiones de futuro, ofreciendo la máxima información acerca de las alternativas a elegir, dotándoles de capacidades para que elijan de acuerdo con las reglas de pensamiento y las valoraciones  y/o preferencias personales. Ayudarles a adquirir una madurez suficiente que les permita una correcta elección vocacional y/o profesional.